«Vive Cantando». Mucho más que un musical

Podría decir que «Vive Cantando» es una obra de teatro musical escolar y no estaría siendo fiel a la verdad. Podría decir que es un baile de fin de curso y me parecería  insuficiente, podría decir que es una actividad extraescolar y sonaría ridículo.
 Y es que «Vive Cantando» es todo eso y mucho más. Sería imposible enumerar todos los beneficios que aporta a nuestro colegio, sobre todo, porque cada día descubrimos algunos nuevos.
 Ha sido la oportunidad de sacar lo mejor de cada niño  participante y de cada compañero que lo ha animado desde el público.
 Han perdido la vergüenza a expresarse de forma artística, a disfrutar con su cuerpo y con sus voces.
 Han experimentado lo que es sentirse orgullosos de los aplausos que otros reciben.
 Han disfrutado compartiendo momentos con niños y niñas de otras edades, cursos, gustos y habilidades, y se han hecho amigos.
 Han crecido en compañerismo pero también en gestión del miedo, de los nervios y de la necesidad de protagonismo.
 Han visto a sus profesores en un contexto diferente, entre ellos, como un actor más.
 Han compartido confidencias, risas y payasadas en los ensayos.
 Han llevado a cabo la mayor actividad de tránsito que un colegio puede diseñar, en la que cada niño ha comprobado que pasar de curso, de ciclo o de etapa es tan natural como los niños y niñas que han bailado junto a ellos.
 Han hecho un recorrido por muchas de las emociones que experimentamos a diario  y a elegir cómo quieren responder a los desafíos que la vida les plantea.
 Y hoy, además, han hecho historia. Tanto los que han actuado en el Teatro Alameda como los que han asistido como público FELICES CON MAYÚSCULAS por ver a sus queridos amigos brillar.
  Hemos recibido las felicitaciones de todo el equipo de la 26ª Muestra de Teatro Escolar. Han quedado , según sus palabras, sorprendidos por la calidad de la representación de 240 niños, por su saber estar, por su buen comportamiento… Nos han confesado que estaban asustados, que jamás habían recibido a un grupo tan numeroso, normalmente son 10 o 15 actores…¡Eran 240! No podían creerlo. Nos han pedido encarecidamente que volvamos el año que viene con otra obra. Podríamos haberles dicho que sí y empezar a pensar algo, pero esto, como dice María Escaño, la creadora de la obra «No es nuestro, no es mío, ni de nadie en particular, es de todos».
 Es de todos, de los niños que actúan y de los que animan, de las familias que, fieles a lo que el colegio propone, cambian agendas, rehacen sus tardes, colaboran en todo lo que se les pide y entienden nuestras carencias con ternura y complicidad.
 Es también de los profesores, que dedican horas, días y noches a preparar, ensayar, organizar, decorar, pensar… REGALANDO su tiempo libre en pos de un bien común que va mucho más allá de la obligación del trabajo y llega hasta donde la vocación nos lleva, pasando muchas veces, por contratiempos y dificultades que surgen cuando acusa el cansancio.
 Es por supuesto de las Hijas de María Auxiliadora, que nos legan un carisma que solo entiende la pedagogía que se nutre de la alegría y del amor.
 El domingo volveremos a representar, esta vez con 319 pequeños actores ¡319! Y ,aunque parezca increíble, cada uno sabe qué tiene que hacer, dónde tiene que ir, cómo tiene que actuar… porque esto, que es de todos, es algo muy grande. ¡Vive Cantando!
                                                                                                                                 ¡GRACIAS!
Arantxa Toledo

Directora Pedagógica de Ed. Infantil y Primaria